domingo, 29 de enero de 2012

La primera sentencia de la Nueva Suprema Corte de Justicia


Matías Modesto Del Rosario Hijo 
modestomatias@gmail.com
Se estrenó esta  Suprema Corte de Justicia con la sentencia del miércoles 25 recién pasado, y pienso yo, que se estrenó de buena manera. Me explico, la nueva Suprema Corte, acaba de romper el cliché de que a raíz de la muerte de una persona, no podía otorgarse más de un millón de pesos como indemnización a los familiares del muerto, porque de lo contrario la indemnización sería excesiva, no importando que se hayan quedado en orfandad seis muchachos y una mujer viuda trabajando y buscando el pan por sí sola, por poner un ejemplo.
Tampoco quiero decir que se relaje el tema de las indemnizaciones, pero por Dios, hay que ponderar la situación económica actual, el poder adquisitivo de la moneda, la indexación etc. Ahora,  déjenme darles la primicia fresquecita de esta nueva Suprema corte de Justicia dice así: “ SALAS REUNIDAS, audiencia pública del 25 de enero del 2012, preside: Mariano Germán: CONSIDERANDO: que los jueces del fondo son soberanos para apreciar el monto de los daños y perjuicios y, en consecuencia, otorgar la indemnización a aquéllos  que hayan resultado víctimas de un hecho juzgado, salvo indemnización excesiva, lo que constituiría un enriquecimiento sin causa o una indemnización irrisoria, que no constituiría una indemnización como tal; apreciación en la cual no interviene pues esta Suprema Corte de Justicia, salvo manifiesta irrazonabilidad; CONSIDERANDO: que en este caso la Corte A-qua otorgó una indemnización ascendente a Un Millón Cuatrocientos Mil Pesos Dominicanos (RD$1,400,000.00) como indemnización por los daños morales sufridos por los hijos del occiso y una indemnización de Quinientos Sesenta Mil Pesos Dominicanos (RD$560,000.00) a favor de la  esposa del fallecido; indemnizaciones que esta Suprema Corte de Justicia, en atención al real poder adquisitivo de la moneda en la actualidad, estima como razonables, por lo que procede rechazar el recurso de casación de que se trata;”. Antes de esta sentencia amigos míos, era imposible que se indemnizara a una familia por más de un millón de pesos (no importa la magnitud del caso),  ya que el criterio era considerar que mas de este monto era  una suma excesiva. En definitiva, de lo que se trata es de hacer justicia sin temor, sin miedo alguno,  pero también sin excesos en eso estamos de acuerdo...solo JUSTICIA, ya que si bien y es invaluable la pérdida humana o de un ser querido, también es cierto que la indemnización no puede ser ridícula o irrisoria........ya que como diría mi colega y profesor Edinson Alarcón.....esto chirría a los oídos de quien lo escucha. 

No hay comentarios: