sábado, 14 de enero de 2012

Ex jueces aclaran cantidad de expedientes sin fallar


Dos ex jueces de la sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), afirmaron ayer que son 4,199 expedientes los que quedaron pendientes de fallo y no 9,533 como dio a conocer el presidente de ese tribunal, Mariano Germán Mejía, en su discurso del día del Poder Judicial.

Los doctores Rafael Luciano Pichardo, ex vicepresidente de la SCJ, y José Hernández Machado, en visita a la Dirección del Listín Diario dijeron que no pensaban referirse a la parte del discurso de Germán Mejía, a pesar de que no se precisó lo que debía entenderse, conforme a la ley de procedimiento de casación, de cuales expedientes pueden calificarse pendientes de fallo, por estimar que la omisión fue producto de un simple lapsus.
Señalaron que luego decidieron responder a raíz del editorial del Listín Diario aparecido en la página de opinión 12A, del 12 de enero pasado, el cual da por una verdad absoluta la declaración del presidente de la SCJ.
El presidente de la Suprema, Germán Mejía, en su discurso del sábado 7 de enero pasado, entre otras cosas, en lo que refiere a la Primera Sala al finalizar el año 2011, y solo durante ese año, fueron fallados 478 expedientes, quedando pendientes de fallos un total de 9,533.
“Me extraña mucho que un profesional de la categoría de Germán Mejía, cometa ese hierro, y sobre la base que él tiene el dato”, argumentó el ex vicepresidente de la SCJ.
Luciano Pichardo aclaró que del total de 4,199 expedientes que quedaron pendientes de fallos son en 14 años y que cuando ellos llegaron a ese tribunal en 1997 encontraron 6 mil expedientes que no fueron reflejados en la estadística.
“Pero nosotros tuvimos que fajarnos con esos expedientes, tanto de la cámara nuestra, la civil, como de la penal, para darle salida”, enfatiza.
Manifestaron que en los últimos tres años la Sala Civil había venido conociendo en audiencia entre 20 y 30 casos todos los miér- coles de cada semana, lo que nunca ocurrió anteriormente.
Diferencias
Sostienen que la cantidad de 9,533 expedientes dada a conocer por los medios como que todavía no habían sido fallados al final de 2011, debe restársele, según datos ofrecidos por la secretaria de la referida sala, 3,368 expedientes incompletos mas 1,948 de fijación de audiencia que sumados totalizan la cantidad de 5,334 que no pueden ser considerados en estado de recibir fallo.
Expresan que de suerte sólo la diferencia, o sea 4,199 expedientes, son los que realmente quedaron pendientes de fallo y no la totalidad de 9,533 como se ha señalado, que si es el número de expedientes ingresados en el período 1997- 2011.
Luciano Pichardo dijo que durante el mismo período fueron dictadas 4,211 sentencias, debidamente motivada y 4,684 suspensiones.
Destacó que las primeras se incluyen los 478 expedientes fallados durante el 2011 y que en esa relación no figura la participación de la sala civil en los asuntos que son de la competencia del pleno, de las salas reunidas y en los de carácter disciplinario.
EXPLICAN FASES DE LOS PROCEDIMIENTOS  
Luciano Pichardo aclaró que los expedientes ingresados no necesariamente quedan en estado de fallos, y que para que esto ocurra tienen que recorrer una serie de procedimientos, y que esa responsabilidad no les correspondía a ellos como jueces, sino a las partes envueltas en el proceso, entiéndase los abogados de los recurrentes y de los recurridos.
Explicó que para que un recurso pueda ser conocido en audiencia es preciso que las partes hayan agotado todos los trámites y depósitos de documentos requeridos por la ley sobre procedimiento de casación, lo cual no ocurre con mucha frecuencia.
Sostiene que el expediente ni siquiera puede ser enviado al Procurador General de la República para fines de dictamen, lo que provoca un estancamiento del mismo, y que si pasan tres años y el expediente no es completado, el mismo perime.
A juicio, del ex vicepresidente de la Suprema Corte de Justicia, cuando un expediente está completo y se ha recibido el dictamen del Ministerio Público, el asunto está listo para ser conocido en audiencia de conformidad al rango de su inscripción en el rol de audiencia. 

No hay comentarios: