domingo, 29 de enero de 2012

Condenan a periodista por difamación e injuria


La jueza de Nagua, Salma Bonilla,  condenó este domingo a seis meses de prisión preventiva al periodista Johnny Alberto Hernández Salazar,  encontrado culpable del delito de difamación contra el activista de los derechos humanos  y dirigente del Movimiento Independencia Unidad y Cambio (Miuca), Pedro Baldera,  por haber dicho que la entidad que representa  defiende a los delincuentes.Igualmente, la jueza Bonilla también le impuso una indemnización de RD$1.0 millón por alegados daños y perjuicios en contra de Baldera.
En la capital han acusado a la Comisión Nacional de Derechos Humanos que preside el doctor Manuel María Mercedes de defender mas a los caídos en tiroteos con patrullas de la Policía por ser alegados delincuentes y no ha habido sometimientos ni  mucho menos sentencias contra los que así han opinado.
En su dictamen,  la jueza Bonilla alega que con la sentencia contra Salazar  no es verdad que  coarta la libertad de expresión e información  y que lo que busca con ella es poner pautas y límites para evitar el ejercicio desbordado del derecho a la libre expresión.
“Johnny Salazar se ha identificado y así ha quedado demostrado por ser un profesional del periodismo, al que se le debe atribuir no solo mayor educación y profesionalidad que al ciudadano promedio, sino, además poder de convocatoria de la sociedad y que siendo una figura pública, su conducta pueda ser intentada por los seguidores de su actividad periodística”, explica  la sentencia emitida por la jueza Bonilla.
También, la magistrada dice en su escrito  que se encuentran frente a un daño, no solo a la parte agraviada,  sino también a la sociedad misma, dado que se están infringiendo normas y conductas relativas a las buenas costumbres, a la paz y sobre todo a la seguridad y orden público.
Además,  la sentencia agrega que la libertad de expresión es un derecho fundamental consagrado en la Constitución, salvo que se atente contra la honra de las personas, el orden social o la paz pública.
Sostiene que de esa obligación no quedan eximidos los periodistas que deben,  al momento de difundir una información,  estar siempre apegados a principios y normas de responsabilidad y confiabilidad, “en un medio de comunicación no se debe difundir informaciones deliberadamente”.

No hay comentarios: